Vas a viajar al extranjero, ¿qué debes saber sobre los seguros médicos?

Seguros médicos de viaje

Cuando planificamos un viaje a otro país, normalmente estamos tan excitados pensando en lo que vamos a hacer, ver y experimentar que lo último que se nos pasa por la cabeza es que podamos necesitar asistencia sanitaria mientras estamos fuera. Sin embargo, uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta antes de salir de nuestras fronteras es contratar un buen seguro médico internacional.

Ya sea porque vas a un país que te exige algún tipo de cobertura (como Rusia, Cuba o Ecuador), o porque vas a algún territorio en el que no estás cubierto por tu Tarjeta Sanitaria Europea, si eres como la mayoría de viajeros te interesa contar con un buen seguro médico que te asista en el caso de que se produzca alguna emergencia.

Los seguros médicos de viaje se diferencian de otros tipos de cobertura principalmente en que solo te devuelven los gastos derivados de utilizar algún tipo de servicio sanitario mientras estás fuera de tu país. Aunque algunos viajeros pueden beneficiarse de adquirir los llamados “seguros completos”, que también cubren posibles problemas como cancelaciones o pérdidas de equipaje, generalmente la mayoría de personas tienen más que suficiente con uno de tipo médico.

Por qué es importante contratar un seguro médico de viajes

Muchas personas, cuando escuchan hablar de este tipo de servicios, piensan algo como: “¡Pero si yo nunca estoy enfermo! ¿Para qué quiero un seguro médico de viajes?”. Sin embargo, a pesar de que viajar es hoy en día más seguro que nunca, pueden ocurrir todo tipo de eventualidades que te arruinen una escapada fuera de tu país si no estás preparado.

En la mayoría de lugares del mundo, la cobertura médica es bastante más cara que en España. Para que te hagas una idea, una operación de apendicitis o un parto pueden llegar a costar 50.000 euros en Estados Unidos; y muchos otros países, incluido algunos tan baratos en otros aspectos como Tailandia, no tienen precios mucho más bajos.

Y sí, es cierto que es poco probable que tengas que operarte repentinamente de apendicitis mientras estás fuera de casa, especialmente si tu viaje es corto; pero existen otros problemas que son mucho más habituales de lo que parecen entre los turistas. Algunos de los más comunes son los siguientes:

  • Intoxicación alimentaria. En muchos países, especialmente en los situados en Latinoamérica, Asia y África, el agua corriente no es apta para consumo humano. Además, la comida de estos lugares y la manera en la que se prepara suele afectar de manera negativa a los estómagos occidentales. Por lo tanto, tener que pasar un par de días en el hospital por una gastronteritis es algo relativamente frecuente durante un viaje, y el precio de esta experiencia sin tener un seguro médico puede ser extremadamente alto.
  • Accidentes de tráfico. Tanto si estás pensando en alquilar un coche o una moto, como si vas a limitarte a utilizar transportes manejados por otras personas, los accidentes viales son muy frecuentes en otras partes del mundo. Ten en cuenta que las normas de tráfico y los comportamientos de los conductores no son los mismos fuera de Europa; y el tratamiento por un accidente de carretera puede acabar fácilmente con tu presupuesto.
  • Accidentes durante actividades turísticas. Cuando viajamos, tendemos a querer probar experiencias nuevas y potencialmente peligrosas. Desde realizar una travesía por la jungla hasta realizar deportes como esquí, surf o escalada, los turistas más aventureros tienen muchas posibilidades de sufrir algún tipo de percance mientras están fuera de casa.

Como puedes ver, contar con un seguro médico de viajes es casi una obligación si estás planificando salir de tu país durante un tiempo más o menos largo. Pero, ¿qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir uno de estos servicios?

Características de un buen seguro de viajes

A continuación veremos qué debes buscar en el plan que contrates cuando estés comparando diferentes alternativas.

1- Cobertura mundial o por países

En función de las características que tenga tu viaje, te compensará más buscar un plan que cubra varios países o un solo territorio. Ten en cuenta que algunos lugares, como Estados Unidos o Japón, tienen precios más elevados que el resto del mundo y por lo tanto generalmente te será más caro conseguir un seguro médico cuando vayas allí.

2- Tiempo de la cobertura

Muchas compañías aseguradoras especializadas en viajeros ofrecen paquetes que van desde unos pocos días hasta planes anuales. En función de la duración de tu estancia fuera de tu país, te compensará más contratar tu seguro con una empresa o con otra.

3- Monto de la cobertura

Es difícil calcular cuánto dinero puedes necesitar si por el motivo que sea tienes que acudir a un hospital o a una consulta médica mientras estás fuera de tu país. Debido a que no estamos acostumbrados a tener que cubrir todos nuestros gastos en este ámbito gracias a nuestro sistema sanitario nacional, normalmente tendemos a subestimar los costes de este tipo de eventualidades.

De forma aproximada, te interesa que un seguro de viaje de dos semanas te cubra al menos 30.000 euros de gastos; y esta cifra debería subir hasta los 60.000 si vas a estar un mes fuera de tu país. Como ya has visto, una sola intervención médica puede llegar a costar esta cantidad, por lo que es mejor estar prevenidos a tener que realizar un pago que no podemos afrontar por nuestra cuenta.

4- Reembolso vs. Pago directo

Una de las principales diferencias entre compañías de seguros médicos de viaje es que mientras algunas afrontan directamente todos los gastos relacionados con problemas de salud, otras te obligan a pagarlos a ti mismo y luego te ofrecen un reembolso.

Aunque esta segunda opción es la más común, por lo general te interesa escoger una cobertura del primer tipo. El problema del reembolso es que te obliga a afrontar pagos que pueden llegar a ser extremadamente altos, a guardar las facturas hasta que vuelvas a casa, y a realizar una gran cantidad de trámites para que te sea devuelto el dinero. En muchos casos, el proceso puede alargarse durante meses.

En cambio, si contratas un seguro médico de viajes con pago directo, tan solo tendrás que contactar con la compañía si tienes algún problema y ellos se encargarán de todo en el momento.

5- Formas de contacto

Sin importar las otras características del seguro que contrates, es fundamental que te asegures de que la compañía que escojas te ofrezca todas las facilidades posibles para contactar con ella. En caso de un accidente o una emergencia médica, lo último que te interesa es volverte loco intentando llamar a un número que no funciona o esperando durante horas o días a que te respondan a un correo electrónico.

En este sentido, lo mínimo que se le puede pedir a una compañía de seguros es lo siguiente: que tenga asistencia 24 horas por teléfono, y que puedan atenderte en tu idioma nativo (o en inglés, si es que lo dominas adecuadamente). Esto suele encarecer ligeramente el precio, pero generalmente merece la pena.

Mejores seguros médicos de viajes

Ahora que ya sabes por qué es importante contratar una buena cobertura médica cuando vayas a salir del país, y conoces las características en las que tienes que fijarte, pasamos a ver ejemplos concretos de empresas que ofrecen este servicio. Todas ellas están especializadas en el sector del turismo, y generalmente serán más que suficientes para la mayoría de personas. Aún así, cada una de ellas está especializada en un tipo de viajero ligeramente distinto.

1- IATI seguros

IATI es una de las empresas más veteranas en el campo de los seguros de viajes. Esta compañía ofrece servicios orientados especialmente a mochileros y otros turistas de aventura, aunque sus paquetes cubren todo tipo de trayectos.

Su servicio más contratado cubre hasta 65.000 euros en gastos médicos, y cuesta menos de 80 euros al mes. Además, su Servicio Mochilero también incluye eventualidades como accidentes en deportes de aventura, salvamentos o situaciones de rescate, que no suelen estar cubiertas por otras empresas similares.

Los seguros de IATI están especialmente indicados para ti si tienes pensado pasar varios meses fuera de España haciendo un recorrido mochilero, especialmente si viajes a territorios considerados más peligrosos como Asia o Latinoamérica.

2- Mapfre

Mapfre es una de las empresas más grandes dentro del mundo de los seguros, y como tal sus servicios son muy amplios y se adaptan a todo tipo de necesidades. Así, entre sus coberturas se encuentran algunas específicas para escapadas muy concretas como campamentos, viajes de senderismo o safaris.

Además, Mapfre te ofrece una gran flexibilidad tanto en la cantidad de eventualidades que cubre, como en el tiempo que dura la póliza y los países en los que es válida. Por ello, se trata de la opción perfecta para aquellos que quieran un seguro médico muy específico y adaptado exactamente a sus necesidades.

3- InterMundial

La mayoría de compañías de seguros de viaje centran sus servicios en aquellas personas que van a estar fuera de casa durante un periodo de tiempo más o menos corto. Sin embargo, ¿qué pasa si estás planeando una escapada de varios meses, como una vuelta al mundo o un recorrido por varios países? InterMundial puede ser justo lo que necesitas en estas situaciones.

Esta empresa de seguros médicos de viaje está especializada en trayectos de varios meses y por distintos países. Además, para cubrir las necesidades de los más aventureros, incluye incluso eventualidades como catástrofes naturales: huracanes, incendios, epidemias…

Su servicio estrella, Totaltravel Annual, cubre hasta 90.000 euros de gastos y puede utilizarse en cualquier parte del mundo, lo que lo convierte en una opción muy interesante para los más aventureros.

Conclusión

Como puedes ver, el mundo de los seguros médicos de viajes es muy amplio. No importa el tipo de trayecto que tengas pensado hacer: gracias a la gran cantidad de opciones que hay disponibles hoy en día, es posible encontrar un servicio que se adapte perfectamente a lo que necesitas.

Así que ya sabes: no hay excusa para que dejes tu país sin estar perfectamente protegido. Escoge tu seguro de viajes, y emprende tu aventura sin tener que preocuparte por nada.

Seguros de vida: todo lo que necesitas saber

Seguros de vida

Los seguros de vida son uno de los tipos de póliza más contratados en España. Se calcula que aproximadamente 30 millones de personas tienen uno en nuestro país. Sin embargo, si nunca has adquirido uno o si estás pensando cambiar de compañía, es posible que tengas dudas respecto a cómo funcionan exactamente, para qué sirven, y qué tipos existen.

Este tipo de seguro está pensado para cubrir las necesidades propias y las de nuestros familiares en los momentos de más necesidad. En función del tipo que escojamos, su foco estará puesto en ayudarnos a mantenernos bien a nivel económico durante nuestros años de vejez o en caso de invalidez, o bien a proporcionarle una vida cómoda a nuestras familias si fallecemos antes de tiempo.

En principio, el público objetivo de los seguros de vida son las personas de más de 40 años con cargas familiares, que quieren proteger a sus seres queridos frente a una situación grave. Sin embargo, cada vez más gente joven se interesa por este tipo de cobertura, siendo en 2005 más de la mitad de los nuevos contratantes ciudadanos de entre 25 y 44 años.

En este artículo te contamos todo lo que tienes que saber sobre los seguros de vida, para que puedas hacer una buena elección si estás pensando en contratar una de estas pólizas.

Qué tipos de seguros de vida existen

Aunque existen una gran cantidad de subtipos en función de las condiciones exactas que se contraten, la mayoría de empresas ofrecen básicamente tres tipos de seguros de vida: de fallecimiento, de supervivencia, y mixtos. A continuación veremos en qué consiste cada uno de ellos.

Seguro de fallecimiento

El seguro de fallecimiento es una póliza que implica el pago de una determinada cantidad de dinero al beneficiario cuando el contratante de la misma muere. Obviamente, esto implica que el contratante y el beneficiario no pueden ser la misma persona.

Habitualmente, los seguros de fallecimiento son contratados por personas que quieren asegurar el futuro económico de sus seres queridos, o por quienes tienen una responsabilidad financiera muy alta. También pueden contratarse para cubrir todos los gastos relacionados con la muerte, como pueden ser el entierro o la cremación.

Básicamente existen dos subtipos: el seguro de fallecimiento de vida entera, o el temporal.

La modalidad de vida entera consiste en un pago de dinero al beneficiario al momento de la muerte del contratante, sin importar cuándo se produzca esta. Los temporales, por otro lado, solo incluyen un beneficio económico si el fallecimiento de quienes los contratan se producen en un momento determinado de su vida.

Debido a ello, los seguros temporales suelen ser bastante más baratos que los de vida entera, pero no tienen tantos beneficios. Generalmente se contratan para cubrir eventualidades como el pago de un préstamo. Si pasado el periodo contratado la persona sigue con vida, no percibirá ningún tipo de prestación económica.

Por el contrario, los seguros de fallecimiento de vida entera se comprometen a pagar una cantidad determinada en el momento en el que el contratante muera, sin importar cuándo suceda esto. Este pago puede realizarse de una sola vez o a plazos, en función de la modalidad escogida; y a menudo, estas pólizas incluyen cláusulas especiales como una cantidad extra de dinero en el caso de muerte por accidente o demás situaciones inusuales.

Seguro de supervivencia

La otra modalidad principal de seguro de vida es un poco distinta a lo que la mayoría de personas tienen en mente. Cuando se contrata una de estas pólizas, la empresa se compromete a pagar una cantidad determinada al asegurado cuando este alcanza una edad determinada, ya sea de una sola vez o a plazos.

Así, en los seguros de supervivencia el contratante y el beneficiario suelen ser la misma persona. La ventaja de adquirir una de estas pólizas está en que las primas recibidas por parte de la compañía suelen contar con beneficios fiscales, además de tener una rentabilidad que puede ser más o menos alta en función del plan contratado.

Dependiendo de varios factores, como la edad de la persona que quiere contratar el seguro o su estado de salud, la cantidad a pagar mes a mes puede variar en gran medida. Por eso, es importante asegurarse de buscar la opción más ventajosa antes de contratar una de estas pólizas. En cualquier caso, en general, los seguros de supervivencia suelen ser más caros que los de fallecimiento.

Seguro mixto

A pesar de no tratarse de una opción tan frecuente como las dos anteriores, algunas empresas ofrecen la posibilidad de contratar a la vez un seguro de fallecimiento y uno de supervivencia. Esto es lo que se conoce como una póliza mixta; y se trata de una opción que presenta tanto grandes ventajas como algunos problemas serios.

Por una parte, al contratar un seguro mixto tienes garantizado el cobro de la póliza, tanto si por lo que sea falleces antes de tiempo como si llegas a la edad que habías acordado con la compañía. Esto puede ser muy útil, ya que no solo tu futuro financiero estará cubierto con esta opción, sino que tus herederos o familiares recibirán una ayuda económica importante si en algún momento te ocurre una desgracia.

Sin embargo, al mismo tiempo estos seguros suelen ser significativamente más caros que cualquiera de las otras dos opciones, y su rentabilidad no es tan alta. Por eso, en función de nuestro estado financiero, nuestra salud y nuestra situación familiar, contratar un seguro mixto puede ser una buena idea o una pérdida de dinero. En cualquier caso, será necesario que reflexiones con cuidado antes de adquirir una de estas pólizas.

Conclusión

La decisión de contratar o no un seguro de vida es algo a lo que la mayoría de personas tendrá que enfrentarse en algún momento. Lo más habitual es realizar esta acción cuando se está entrando en la mediana edad y en el caso de tener fuertes cargas familiares u obligaciones financieras como el pago de un crédito. Sin embargo, cada vez más jóvenes están optando para adquirir una de estas pólizas y asegurar así la salud de sus finanzas en el futuro.

Por suerte, en nuestro país existen muchas empresas que ofrecen la posibilidad de contratar seguros de vida. Debido a ello, las opciones en este sentido son muy numerosas, por lo que es posible encontrar una póliza que cubra exactamente nuestras necesidades. Ahora que ya conoces cuáles son los principales tipos de seguros de vida, el siguiente paso es explorar las diferentes compañías que hay en el mercado y ver cuál puede encajar mejor con lo que buscas.

Seguros de viaje, qué debes saber

Seguros de viaje

Los seguros de viaje se han convertido en una parte fundamental de la planificación de una escapada a otro país para muchas personas. No importa si estás pensando en tomarte unas vacaciones de unos pocos días o si quieres viajar durante un periodo mucho más largo: si quieres tener la máxima tranquilidad, necesitas cubrirte las espaldas frente a cualquier tipo de problema.

Sin embargo, el mundo de los seguros de viaje puede ser bastante complejo si no te has puesto a investigar nunca sobre él. Por eso, en este artículo te contamos todo lo que tienes que saber sobre ellos, además de ayudarte a escoger el tipo que más se ajuste a tu situación concreta.

¿Qué son exactamente los seguros de viaje?

Los seguros de viaje son productos aseguradores que te permiten salir del país sabiendo que estás protegido contra todo tipo de riesgos. Cuando vamos a otra ciudad o nación, sin importar la cantidad de tiempo que vayamos a pasar fuera de casa, existen gran cantidad de problemas con los que podemos encontrarnos sin importar lo cuidadosos que seamos.

Y es que cuando viajamos, aunque no tenemos por qué encontrarnos con ningún problema, todo tipo de cosas pueden salir mal. Nuestro vuelo puede ser cancelado en el último momento, la aerolínea puede perder el equipaje, o incluso podemos sufrir un accidente de cualquier tipo y requerir cobertura médica, que en otros países puede ser extremadamente cara.

Debido a ello, aunque no es obligatorio estar asegurado para poder irse de viaje, es muy recomendable contar con un buen seguro a la hora de irnos tranquilos, sabiendo que estamos cubiertos frente a cualquier imprevisto.

Para quién son los seguros de viaje

En función del tipo de viaje que vayas a realizar, tus necesidades respecto a la cobertura que vayas a contratar pueden ser muy diferentes a las de cualquier otra persona. Por ejemplo, no es lo mismo pasar una semana en un destino de playa que ir a esquiar a la montaña; y no requiere lo mismo alguien que va a vivir en otro país durante unos meses que una persona que va a dar la vuelta al mundo por su cuenta.

Sin embargo, aunque las condiciones exactas del seguro que contrates dependerán del tipo de viaje que vayas a emprender, es recomendable contar con al menos uno básico incluso para los trayectos más cortos. Por suerte, las compañías aseguradoras ofrecen todo tipo de planes que cubren desde las necesidades más sencillas hasta los contratiempos más inesperados que solo se encontrarán viajeros que realicen un tipo de trayecto muy concreto.

Viajes fuera y dentro del país

Uno de los principales elementos que tienes que tener en cuenta a la hora de decidir si quieres contratar un seguro es si vas a hacer el viaje dentro de tu propio país, o si por el contrario vas a salir fuera del mismo.

Cuando estás dentro de territorio nacional, por lo general no es tan necesario estar asegurado, ya que tu cobertura médica habitual se encargará de todo si tienes cualquier problema de salud. Aún así, puede ser conveniente contratar un plan básico que se encargue de gestionar situaciones como la cancelación de algún vuelo o la necesidad de volver antes de tiempo debido a cualquier imprevisto.

Sin embargo, si tu viaje te va a llevar fuera de tu propio país, es casi obligatorio contar con un buen seguro. Salvo excepciones, solventar cualquier problema médico en otra nación suele ser extremadamente caro, ya que nuestra cobertura habitual no sirve fuera del territorio nacional. Por eso, contratar una empresa que se encargue de todo te permitirá relajarte durante tus vacaciones y disfrutar mucho más de las mismas.

Tipos de seguros de viaje

Hoy en día, gracias al crecimiento del turismo y el sector de viajes, existen una gran cantidad de opciones diferentes que puedes escoger a la hora de contratar un seguro. El número de empresas que ofrecen este servicio no deja de crecer, y por lo tanto, es posible encontrar una alternativa que cubra exactamente lo que necesitas.

Sin embargo, por lo general es posible dividir los paquetes de servicios de las aseguradoras en varios tipos principales. Los más comunes son los siguientes:

  • Seguro de viaje completo.
  • Seguro de viaje médico.
  • Seguro de evacuación.
  • Seguro anual.
  • Planes especiales.

A continuación veremos en qué consiste cada uno de ellos.

1- Seguro de viaje completo

Los seguros de viaje completos son aquellos que cubren la mayoría de posibles eventualidades que pueden ocurrir durante unas vacaciones o un desplazamiento a otra parte del mundo. Aunque existen diversas opciones dentro de este grupo, la mayoría ofrecen compensaciones económicas tanto por problemas relacionados con el propio trayecto como con condiciones médicas y accidentes de todo tipo.

Así, entre las coberturas más habituales cubiertas de este tipo de seguros están las siguientes:

  • Interrupción o cancelación del viaje por diversos motivos. Por ejemplo, si la compañía aérea decide cancelar el vuelo, la aseguradora generalmente pagará el importe del mismo además de cualquier pago extra que tengas que llevar a cabo para solucionar la situación.
  • Pérdidas, robos o deterioro del equipaje.
  • Cobertura médica, tanto relacionada con problemas existentes antes del inicio del viaje como de aquellos que puedan surgir en el trayecto. Sin embargo, las cantidades cubiertas en este aspecto suelen ser más bajas que las de otros tipos de seguro.
  • Seguro de accidentes y emergencias.
  • Gastos de repatriación en caso de accidente, emergencia médica o fallecimiento.

Adicionalmente, algunas empresas también ofrecen coberturas especiales frente a situaciones de riesgo, como por ejemplo la práctica de algún deporte extremo como el esquí, la escalada o el surf.

Este tipo de seguro está especialmente indicado para personas que vayan a realizar un viaje en el que se hayan gastado mucho dinero, y cuya cancelación o modificación supondría un revés económico importante. También es recomendable para aquellos que van a salir del país durante un periodo de tiempo largo y quieren estar cubiertos frente a cualquier imprevisto.

2- Seguro de viaje médico

Este segundo tipo de cobertura solo se extiende a los problemas de tipo médico; pero lo hace de una manera bastante amplia y generalmente ofrece una mayor compensación económica. Es ideal para aquellas personas que van a viajar a países donde los tratamientos sanitarios son muy caros, o para quienes tienen algún problema de salud previo y tienen que acudir a un médico mientras están fuera de su lugar de residencia.

Así, las dos principales diferencias de los seguros de viaje médicos con las coberturas completas son las siguientes:

  • No incluyen ningún tipo de compensación en el caso de pérdida del equipaje, o si se cancela o modifica algún aspecto del viaje.
  • Normalmente cubren una mayor cantidad de gastos relacionados con temas de salud. En algunos casos, incluso, la compensación económica en este sentido puede ser ilimitada.

Por otro lado, estos seguros generalmente también cubren situaciones menos comunes como la hospitalización o repatriación en caso de accidente o enfermedad grave, o la devolución de la persona a su país de origen en caso de fallecimiento.

3- Seguro de evacuación

El seguro de evacuación cubre tan solo situaciones de emergencia en las que la persona tiene que ser llevada a un hospital o devuelta a su país de origen debido a una situación extrema. Algunos ejemplos de estas situaciones pueden ser la aparición de una enfermedad grave o un accidente serio que requiere intervención médica.

Este tipo de seguro puede ser especialmente interesante para aquellas personas que planeen llevar a cabo actividades de riesgo o que viajen a zonas en las que existe el peligro de contraer alguna enfermedad grave, como la malaria o la fiebre amarilla. Generalmente, los seguros de evacuación son mucho más baratos que los dos tipos que hemos visto anteriormente.

4- Seguro anual

A pesar de no ser tan comunes como los otros tipos de seguros, algunas empresas ofrecen planes anuales que cubren cualquier tipo de eventualidades que puedan producirse durante un periodo de doce meses. Generalmente, estos seguros cubren las mismas situaciones que un paquete completo, pero son más económicos que contratar el mismo servicio mes a mes.

¿Quién puede estar interesado en contratar un seguro anual? Este servicio está pensado para aquellas personas que viajan de manera frecuente, como por ejemplo trabajadores de grandes empresas que tienen que pasar mucho tiempo fuera de su ciudad natal o gente que está planeando realizar un trayecto de muy larga duración, como por ejemplo una vuelta al mundo.

5- Planes especiales

Por último, algunas compañías ofrecen seguros pensados para cubrir situaciones muy concretas en lugar de un rango amplio de posibles problemas. Un ejemplo serían los seguros de alquiler de coches, que cubren cualquier imprevisto relacionado con este servicio.

Los planes especiales pueden servir tanto como complemento a otro de los tipos de seguros de viaje más habituales, como adquirirse de manera única. Distintas empresas ofrecen planes especiales muy diferentes, por lo que tendrás que investigar sobre el tema si crees que puede interesarte contratar uno de ellos.

Conclusión

Como puedes ver, contar con un seguro de viajes puede hacerte la vida mucho más sencilla en el caso de que sufras cualquier tipo de imprevisto mientras estás fuera de casa. En este artículo hemos visto los distintos tipos que existen, así como el perfil de viajero que más puede beneficiarse de cada uno de ellos.

Ahora es tu turno: escoge el que más se adapta a tus necesidades, y asegúrate de que estás protegido antes de lanzarte a viajar.

Turismo de salud

La salud se va de viaje y se instala como tendencia

El turismo de salud representa en la actualidad una de las tendencias más populares de los viajes casi a cualquier destino. El deseo de disfrutar de actividades y de tratamientos saludables en el tiempo de vacaciones se está convirtiendo en una parte importante de la experiencia del viajero, que, además de conocer el entorno del lugar que visita, quiere aprovechar para hacer terapia y rejuvenecer y relajar su cuerpo y su mente.

El turismo wellness, como también se lo ha llamado, sólo sigue la tendencia actual del cuidado personal. Lo que hace el viajero no es más que llevarse uno de sus hábitos más queridos para disfrutarlo también durante el tiempo de vacaciones.

En otros casos, acudir al spa de un hotel, para viajeros no introducidos en el tema, representa algo parecido a un momento liberador, a la participación de una experiencia nueva que intenta romper con la monotonía y el ajetreo de trabajos y de otras ocupaciones. En cierta forma, el turismo wellnes representa una reafirmación del yo, del mejor yo, el que se preocupa de una manera consciente por sí mismo y por su salud.

Cifras y evidencias

Esta tendencia del turismo globalizado movió en 2015 unos 50.000 millones de euros y para el año 2017 se espera un crecimiento del 9%. El wellness tourism es también una oferta turística escalable que se adapta al nivel de gasto de cada tipo de turista.

Según datos de 2014, el número de viajes en todo el mundo que tenían por tema el turismo de salud superó los 600 millones de desplazamientos. Otro dato revelador, los spas ganaron en todo el mundo casi 100.000 millones de euros en 2013. Y la media de gasto de cada viajero en el mismo periodo fue de unos 1.600 euros.

Los nacionales que más viajan por motivos de salud son los norteamericanos, los alemanes, los franceses, japones y austriacos. Las previsiones de crecimiento de este ámbito turístico tendrán sus destinos estrella en los próximos años que serán Asia, América Latina y Oriente Medio.

La escalabilidad del turismo de salud se puede ver bajo la forma de unas pocas sesiones de spa en un hotel o en un negocio asociado al alojamiento o puede adquirir el aspecto de terapias médicas en hoteles y balnearios de lujo.

En casos como ésos, el turista tiene la tentadora opción de iniciar cambios alimenticios o tratamientos para la recuperación de lesiones y de enfermedades con el mismo grado de atención -o mayo- que el puede recibir en una clínica especializada.

El turismo de salud también está inmerso en sus propios procesos evolutivos. Así, el 59% de las ofertas de turismo de salud a escala global nada tienen que ver con los spas. Este turismo de salud sin spas se basa en actividades de perfil terapéutico o deportivo con los que recuperar el tono físico o de afecciones como las del tabaquismo o las del estrés. Otras actividades se orientan a eliminar tensiones, emocionales y a liberar el cuerpo.

Este turismo de salud también ha creado sus propios nichos de mercado. Ese es el caso del turismo del cannabis que ha ganado popularidad en regiones de Estados Unidos o que se ha extendido en granjas de Holanda, zonas donde se ha despenalizado el consumo recreativo y medicinal del cannabis.

El envejecimiento general de las poblaciones de los países del primer mundo es otro de los factores que ha hecho mucho por estimular esta tendencia de turismo. Lo mismo que sucede con la apertura de no pocos establecimientos hoteleros a prácticas curativas y tratamientos más o menos exóticos que resultan un poderoso reclamo para una parte de la población viajera.

Los expertos repiten, casi como un mantra, el valor y el papel de los viajes de salud como parte del turismo más ético y sostenible. El futuro del turismo wellness gozará en el futuro de muy buena salud.

Seguros de Salud privados

Seguros de Salud

Todos, en algún momento de nuestras vidas, nos hemos planteado la contratación de un seguro de salud privado. Esto no quiere decir que las coberturas de la Sanidad pública en España sean deficientes, ni mucho menos. Más bien, responde a la necesidad que muchos sentimos de tener acceso a una serie de coberturas adicionales que nos brinden una mayor tranquilidad. Por ello, en esta ocasión, queremos darte una serie de pautas, consejos y recomendaciones acerca de cómo elegir el más adecuado.

 

 

Situación de los seguros de salud privados en España

 

A pesar de que, como hemos comentado, la Sanidad pública en España es de las mejores del mundo, cada vez son más los que apuestan por los seguros privados. De hecho, en estos momentos, se estima que, aproximadamente, hay 10 millones de personas en nuestro país con una póliza de estas características contratada, de los cuales 3 millones son funcionarios públicos. Este es el motivo por el que, además, las compañías cada vez ofrecen mejores y más variados servicios.

 

 

¿Qué tipos de seguros son más frecuentes en España?

 

En líneas generales, en España abundan tres grandes tipos de pólizas de seguros de salud privados. En este sentido, las de reembolso de gastos, que son aquellas destinadas a cubrir los costes generados por un problema de salud determinado (una operación quirúrgica, una visita al dentista, etc.) pero que antes requieren que el asegurado los haya abonado de su bolsillo y los de subsidios e indemnizaciones, que son los que se encargan de compensar al usuario ante un supuesto imprevisto como puede ser un accidente de tráfico que conlleve una minusvalía o, incluso, la muerte, son bastante habituales, pero no tanto.

 

Los seguros de salud más contratados en España son, sin duda, los de asistencia sanitaria, dentro de los cuales los hay individuales, familiares y de grupo. En concreto, brindan al asegurado la posibilidad de tener asistencia médica y quirúrgica cuando lo necesite gracias a la red de facultativos particulares y centros hospitalarios asociados a la compañía. En general, el coste de estos ronda entre los 500 y los 1500 euros al año, si bien es cierto que puede variar en función de multitud de factores.

 

 

¿Cuáles son las principales ventajas e inconvenientes que ofrecen los seguros de salud privados en España

 

Estas son las principales ventajas de las que pueden disfrutar aquellos que optan por la contratación de un seguro de salud privado:

 

 

  • Libre elección del centro hospitalario de ingreso y del médico especialista.
  • Rapidez a la hora de atender pacientes ya que no hay que aguardar listas de espera para ver al especialista.
  • Prestaciones y recursos de última tecnología y gran calidad.
  • Habitaciones individuales en caso de necesidad de hospitalización y mejores servicios asociados.
  • Envío de informes y pruebas de diagnóstico a través del correo electrónico.

 

 

De igual modo, no podemos olvidar que los seguros de salud privados también presentan una serie de contras que hay que tener en cuenta:

 

 

  • Muchos seguros tienen la admisión restringida.
  • Para poder disfrutar de las prestaciones sanitarias contratadas, es necesario superar el período de carencia.
  • Falta de información respecto a restricciones y servicios no cubiertos por las pólizas, sobre todo, en el caso de esterilidad, trasplantes, cirugía estética y dolencias graves.

 

Ten presente las coberturas del seguro antes de contratarlo

 

Muchas personas cometen el error de contratar un seguro de salud privado sin, anteriormente, haber leído y estudiado con detenimiento las coberturas ofrecidas. En este sentido, es especialmente recomendable tener presentes aquellas que es factible que se utilicen con mayor asiduidad, así como las cantidades fijadas para indemnizaciones y subsidios. De hecho, una de las finalidades de estos productos es protegerse ante contingencias inesperadas, por lo que hay que saber muy bien qué esperar de ellos.

 

Además, hay que tener en cuenta que las compañías de seguros de salud privados son empresas y, por ende, van a buscar su propio beneficio y el mayor grado de rentabilidad posible en todos los casos. Por este motivo, si pueden escamotear alguna cifra, lo normal es que lo hagan. De hecho, esta es una de las razones por las que también es interesante, si la cobertura de la póliza lo permite, incluir alguna cláusula de asistencia legal para afrontar cualquier contingente que se precie.

 

Asimismo, también es importante tener presente la reputación de la aseguradora a la hora de afrontar los pagos. Y es que, al igual que ellos van a revisar tu caso en profundidad antes de aceptarte como cliente, tú deberías hacer lo mismo.

 

 

¿Cuáles son las aseguradoras más contratadas en España

 

Evidentemente, el mercado español de seguros privados es muy amplio y en él operan una inmensa variedad de compañías. Sin embargo, el público suele mostrar sus preferencias por unas por encima de otras, lo que también es un buen indicador para saber cuáles son las más adecuadas para confiar. En este sentido, aquí queremos hablarte de las más contratadas para que te hagas una idea.

 

 

Sanitas

 

Sanitas es una aseguradora completamente especializada y dedicada a este tipo de pólizas, por lo que cuenta con un cuadro médico propio muy extenso y eficiente, así como centros privados de la máxima calidad. Además, ofrecen la posibilidad de personalizar cada seguro en un rango muy elevado. De este modo, el usuario es siempre el que tiene la potestad de decidir qué incluir (óptica, odontología, farmacia, renta e, incluso, medicina alternativa, por ejemplo). Además, ofrece coberturas para los Estados Unidos, lo que no es muy habitual.

 

 

Adeslas

 

Al igual que sucede con Sanitas, Adeslas es una compañía especializada por completo en los seguros de salud, lo que le brinda la posibilidad de ofrecer servicios muy similares y de calidad parecida. Sin embargo, hace énfasis en algunos servicios determinados, como, por ejemplo, la hospitalización por intervención quirúrgica y, sobre todo, por parto. También oferta servicios especiales como son, por ejemplo, las terapias respiratorias a domicilio y la quimioterapia, aunque solo en las pólizas más altas. También incluye asistencia sanitaria fuera de España.

 

 

ASISA

 

ASISA ha sido, durante mucho tiempo, la aseguradora privada preferida de los funcionarios españoles. Esto ha propiciado que, en estos momentos, cuente en su plantilla con 42 000 profesionales sanitarios, así como con 600 centros asistenciales, 28 centros médicos y 15 clínicas y otros tantos hospitales dentro de España. Además, su red de centros concertados es mucho mayor, aunque solo ofrece coberturas dentro de la Unión Europea. Sin duda, es especialmente eficiente en los servicios dentales ya que cubre extracciones, empastes, urgencias y limpiezas anuales.

 

 

Mapfre

 

Mapfre es, en estos momentos, una de las aseguradoras de mayor prestigio en nuestro país. Evidentemente, su catálogo de servicios es muy amplio ya que cubre todo tipo de pólizas, lo que no quita para que las relacionadas con la salud gocen de una buena popularidad y bastante calidad. Eso sí, generalmente, opera mientras cuadros médicos concertados y mediante reembolso. Hay modalidades con y sin copago, aunque la diferencia de precio es bastante amplia.

 

 

AXA

 

AXA ofrece, en estos momentos, una cobertura médica dentro de sus pólizas de salud bastante interesante. De hecho, esta cubre tanto la atención primaria como las especialidades, las intervenciones quirúrgicas y la hospitalización. Además, opcionalmente, es posible incluir indemnizaciones y seguros dentales. También cuenta con el exclusivo Centro Médico AXA, que ofrece trato preferente a sus clientes. Por si fuese poco, hace reconocimientos médicos gratuitos para renovar el carné de conducir, permisos de armas, etc.

 

 

AEGON

 

AEGON es una compañía con no demasiada experiencia en España pero que, gracias a la calidad de sus servicios, ha conseguido hacerse un hueco en el mercado con bastante celeridad. En este sentido, está especializada en un pública que demanda pólizas con coberturas muy completas y avanzadas que, además, se planteen desde una perspectiva innovadora. Por ejemplo, uno de sus principales atractivos es que permite tener seguro dental por solo 3 € al mes. Además, en la opción de reembolso, se abona el 90 % de los gastos médicos generados en la factura.

 

 

ASEFA

 

ASEFA es la última aseguradora a la que vamos a hacer referencia en esta relación de compañía más contratadas en España. En este sentido, se diferencia de las demás al centrarse, más allá de la asistencia sanitaria, en la prevención, respecto a lo cual ofrece una innumerable cantidad de coberturas. Además, su relación calidad-precio es de las mejores en nuestro país. Por su parte, también brindan un alto grado de personalización. Por ejemplo, en caso de accidente, permite optar por el reembolso, un subsidio por hospitalización o una indemnización final.

 

En definitiva, a pesar de nuestro excelente sistema público de salud, cada vez son más las personas que optan por la contratación de una póliza privada. Si este es también tu caso, esperamos haberte sido de ayuda a la hora de discernir los aspectos a tener en cuenta antes de hacerte con la tuya y de conocer cuáles son las compañías más importantes e interesantes que operan en España.