Haga clic para buscar
S�bado 02/08/2014. Actualizado el 02/08/2014
Dinero y Salud Facebook Dinero y Salud Twitter Dinero y Salud RSS
 
 

España, a la cabeza de la industria ecológica

Somos toda una potencia no solo en energías 'limpias', sino también en la elaboración y distribución de productos naturales. No en vano somos el primer país europeo en superficie dedicada a los cultivos ecológicos.

Por Ernesto Carratalá / Madrid  jueves, 01 de marzo de 2012  

Los productos naturales ganan adeptos en Europa, y en algunos sectores ecológicos, España está bien posicionada. Como ya ocurría con las energías renovables, nuestro país, con la mayor superficie de cultivo europea, se ha convertido en una potencia de la alimentación ecológica que supera a 'los grandes' (Estados Unidos, Francia y Alemania). Aunque Cataluña lidera la producción ecológica española, el territorio más influyente es Andalucía.
Solo el grupo EPEA, Empresas de Productos Ecológicos de Andalucía, que aglutina a 55 compañías, concentra el 40% del sector.
Para comprobar la diversificación de esta actividad, valga solo el detalle de que el presidente de la patronal, la Federación de Empresas de Productos Ecológicos, Fepeco, es un bodeguero, y en Alimentaria, la feria anual de la alimentación con mayor incidencia en la economía doméstica, ya se muestran vinos, aceites, productos cárnicos, conservas, dulces, pan, frutas y hortalizas elaborados bajo estrictas normas ecológicas. Por su pare, BioCultura, la Feria de Productos Ecológicos y Consumo Responsable, ya ha celebrado 27 ediciones en Madrid y esta primavera tendrá lugar su tercer desembarco en Valencia, del 2 al 4 de marzo, y su edición número 19 en Barcelona, del 3 al 6 de mayo. Organizada por la Asociación Vida Sana, ha ido cosechando un éxito creciente a lo largo de los años, poniendo de manifiesto que la sociedad española cada vez se interesa más por la ecología.

COSMÉTICA ECOLÓGICA
Pero cuando hablamos de productos ecológicos no solo nos ceñimos a la agricultura.
La fabricación de cosméticos se encuentra en uno de sus mejores momentos y está de moda. Por tal motivo, la Unión Europea, a través del Comité de Salud Pública del Consejo de Europa, ha confeccionado una normativa para evitar cualquier uso fraudulento de este tipo de marcas.
"Dada la cantidad y variedad de cosméticos que utilizan moléculas sintéticas en sus componentes, resulta de vital importancia la certificación de la cosmética natural", señala el preámbulo de dicha normativa.
Cada producto que encontremos con un certificado ecológico goza de una serie de características sanitarias que no cumplen los cosméticos convencionales. Solo se autorizan procesos de fabricación sencilla y no contaminante, procedimientos mecánicos como la esterilización suave, el tamizado, y los procesos química y físicamente simples como la destilación al vapor de agua, la cocción, la fermentación y la hidratación.
Las sustancias transformadas deben proceder exclusivamente de materias primas renovables y los envases deben ser reciclables.
Pese a que la normativa europea es muy estricta, la industria cosmética ecológica española, con marcas como Logona y Santé, Matarrania Eco Cosmetic, Ecopasión y Taller Amapola, que se venden en Eroski y Alcampo, se ha colocado entre las diez primeras del mundo, cerca de Brasil, Japón y Estados Unidos. No obstante, Francia sigue siendo la principal productora.

El campo español está optando por explotaciones sostenibles como alternativa a la crisis permanente de precios y márgenes

AGRICULTURA ECOLÓGICA
En lo que a producción agraria se refiere, seguimos a la cabeza de Europa. En 2009, los cultivos ecológicos ocupaban 1.317.572 hectáreas, que se incrementaron un 33% en 2010. Este incremento alcanza el 80% si tomamos como referencia el año 2004. El número de productores alcanza los 21.299 y se han censado 4.000 granjas. Este tipo de producción agraria creció del orden del 7% en 2011.
Las estadísticas demuestran que el campo español está optando por estas explotaciones sostenibles como alternativa a la crisis permanente de precios y los márgenes insuficientes, que ya no permiten sobrevivir a miles de agricultores 'convencionales'. "No se trata de vender más barato -dice Carmen Casas, presidenta de la cooperativa de consumo cordobesa Almocafre-, sino de que el precio que pagamos valore justamente el trabajo necesario y la forma de producir los alimentos. Se puede decir que el producto ecológico es más caro, pero su calidad es incomparable".
Los canales de distribución utilizados para los productos ecológicos también están evolucionando. De los grupos de consumidores se ha pasado a la venta en comercios tradicionales y grandes superficies. Ya no se habla solo de frutas y hortalizas. La leche fresca se comercializa otra vez, con una caducidad muy limitada, eso sí, pero con garantías de no haber tenido que pasar por un proceso químico de pasteurización y conservación. La ganadería, en especial la elaboración de cárnicos, comienza a hacerse un hueco en el sector, así como los productos de limpieza y las panaderías ecológicas.

COMERCIO JUSTO
Cada vez son más los establecimientos convencionales que venden productos alimenticios procedentes del llamado comercio justo. Este tipo de comercio surge de una iniciativa de las organizaciones no gubernamentales, que pagan por cada artículo un precio acorde al esfuerzo de los agricultores que lo cultivan a la vez que les asesoran sobre la producción, les facilitan créditos y les abonan parte del pedido por adelantado.
La red de comercio justo distribuye productos totalmente naturales en los que no se utiliza ningún componente ni aditivo sospechoso de poder perjudicar el organismo humano y el medio ambiente.
Por eso, estos productos se catalogan como ecológicos.
Hasta hace muy poco tiempo, su comercialización se reducía a establecimientos especializados y a los grupos y cooperativas de consumo.
Pero desde hace diez años casi todas las grandes superficies han suscrito compromisos con las ONG y venden este tipo de alimentos en sus establecimientos. Destacan en tal sentido Eroski y, sobre todo, Alcampo, donde la venta de productos de comercio justo se incrementó un 7% en 2011. La multinacional francesa empezó vendiendo cacao y café. Actualmente, las referencias yaº superan la treintena.

SUSTANCIAS PROHIBIDAS

LOS COSMÉTICOS ECOLÓGICOS certificados contienen un mínimo de un 95% de ingredientes naturales, que no pueden estar contaminados por metales pesados, hidrocarburos cancerígenos, hidrocarburos aromáticos, pesticidas y residuos de medicamentos.

ESTÁN PROHIBIDOS los nitratos para los productos vegetales y las nitrosaminas clasificadas como cancerígenas por la OMS.

LOS INGREDIENTES MARINOS se autorizan siempre si son inocuos para la salud y los vegetales cuando no provienen de especies en peligro de extinción.

LOS COLORANTES no pueden ser sintéticos si pueden ser absorbidos por la piel, especialmente los colorantes azólicos, perfumes de síntesis que contengan ftalatos, perturbadores endocrinos, éter de petróleo, antioxidantes y conservantes de síntesis.

LOS CONSERVANTES deben ser naturales o extractos que no contengan disolventes sintéticos ni sustancias tóxicas.

NO ESTÁN AUTORIZADOS los aceites y grasas vegetales, como el de ricino o 'castor oil, los filtros de rayos UV y los emulsionantes de síntesis como la silicona y los correctores de PH.

ESTÁN PROHIBIDAS la manipulación genética y la experimentación con animales.

Comentarios (0) Añadir comentario
 
 
 
 
 
Naturalidad, esta es la palabra clave
Dr. Moisés Martín Anaya

Quieren ser sanitarios
Dr. Alberto Berguer

La burocratización del ocio
Cristóbal López de la Manzanara Cano

Política de estado
Dr. Manuel Martínez Sellés

 
 

E-Mail:

Suscribete y recibe nuestros boletines en tu correo electrónico.

 
 
 
 
 
 
 

Edita
 

Contacto publicitario

C/ Altamirano, 33 · 28008 Madrid · Copyright 2010 Dinero y Salud, S.L.
Correo E. de redacción: dineroysalud@dineroysalud.es · Contacto publicitario: www.mediapinc.es

 
 
Diseño y maquetación INFORTÉCNICA, S.L.
Contenidos administrados con GPUBLICA
 
Aviso legal
 · 
Política de Privacidad